viernes, 9 de diciembre de 2011





La multitud no se detiene, el tiempo tiene esclavizado al reloj, y yo sigo sin poder parpadear.