lunes, 24 de enero de 2011

.

video

Porque pensamos que con mirar y oir es suficiente. Porque no nos damos cuenta de que el silencio habla o de que el ruido esta lleno de palabras. Porque creemos que hablando con nosotros mismos, y no con los demás, sabremos qué es lo que de verdad queremos y sentimos. Porque para escuchar hay que mantener los ojos abiertos y cerrados al mismo tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario