lunes, 4 de octubre de 2010

tempestade de sensações


Se hace conocer la tormenta portuense, y no viene con chiquilladas. Intenta hacerse con todo rincón, incluso con aquel que se encuentra trás la ventana. Se apropiará de él para tener un lugar de reposo mientras decide no hacerse notar fuera, donde la gente ya no huye de ella.

Mientras, en el mismo rincón de la tormenta, se refugia la calma, sin sobresaltarse por la aparición de un nuevo inquilino. Inunda el ambiente con algo de folk, un "hold in the middle" que ilustra la fusión de los contrarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario